domingo, 3 de diciembre de 2017

RAMÓN CAMPAGNO TRABAJADOR DEL CAMPO PAMPEANO

Ramón Campagno, descendiente de padres italianos, nació en la zona del pueblo de Embajador Martini, el año 1934, en la época de los denominados "años malos" de la Gobernación de la por entonces Pampa Central. Después de cursar la escuela primaria, le tocó trabajar en el campo junto a su familia paterna, donde comenzó desde muy joven una larga y fructífera experiencia relacionada con la producción agropecuaria.
Cuando se puso en marcha en Embajador Martini la Asociación Cooperativa Agropecuaria Limitada, a fines de 1949, el joven Ramón Campagno formó parte de esa institución que con los años se consolidó apoyando a los productores pequeños y medianos de esa zona.

Asimismo cuando se creó la Filial La Pampa de la Federación Agraria Argentina, Ramón Campagno fue uno de sus integrantes, llegando a presidir la misma durante varios periodos y dejando en la Institución un buen recuerdo entre los asociados a la misma y todos los productores agropecuarios de la zona. Esa gran experiencia lo llevó a participar asimismo en la Comisión Nacional de la Federación Agraria Argentina.

Cuando llegó el descongelamiento político, después del golpe de Estado de 1966. Ramón Campagno fue electo Intendente Municipal de su pueblo al que dedicó todo su esfuerzo para mejorarlo, y ayudar a las familias más necesitadas de acceder a una vivienda digna. Su gestión terminó a mediados de 1977 cuando ya se había producido el nuevo Golpe de Estado del denominado "Proceso de Reorganización Nacional".

Cuando llegó el nuevo descongelamiento de las actividades políticas y gremiales en 1982, Ramón Campagno intervino activamente en su pueblo y los de la zona de los alrededores llevando la propuesta del Justicialismo, que ganó en La Pampa conducido por el Doctor Rubén Hugo Marín. Siendo ya gobernador propone a Campagno para que sea Presidente del Ente Provincial del Río Colorado, cargo que desempaña entre 1984 y 1987. En 25 de Mayo todavía hay personas que recuerdan muy bien su dirección de ese Ente Autárquico.
Esa importante experiencia aquilatada durante varias décadas de trabajo en el sector agropecuario, en el municipio y en distintas Organizaciones Institucionales llevaron a que el Gobernador Marín lo propusiese para integrar el Directorio del Banco de La Pampa. Cargo este que desempeñó durante varios periodos, volcando en dicha entidad todos sus conocimientos del campo en la zona del Departamento Realicó y sus aledaños. Tuvimos la oportunidad de gozar de su amistad, de su colaboración y cooperación en la gestión de nuestro Banco de La Pampa y también de la Fundación de la misma entidad, en el periodo 2000-2004.

Esa misma experiencia es la que volcó en distintos ensayos que escribió, relatando su vida y trayectoria laboral en el campo, los que ha volcado en un libro y que se puede escuchar de su propia voz relatados en  entrevistas otorgadas a distintos medios culturales y de comunicación, tanto de La Pampa como de otros puntos de Argentina.

Don Ramón falleció el 2 de diciembre del año 2017, acompañado del cuidado y del cariño de sus familiares, a la edad de 83 años. Su esposa Gladys había fallecido unos años antes. Fue un hombre que disfrutaba la amistad, y su forma de ser leal y sincero le grangeajon siempre el buen trato de sus conciudadanos.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

LA PAN-PATAGONIA II

LOS DESAFÍOS DEL SIGLO XXI
1.- Historia de la región.
     Después que el Estado Nacional terminara la primera etapa de lo que se denominó "La Conquista del Desierto", que no fue una conquista sino una masacre y que no estaba desierto, sino poblado por distintas etnias de pueblos originarios, el año 1878 se creó la Gobernación de la Patagonia.
Dentro de la jurisdicción de la misma  estaba todo el territorio de lo que seis años más tarde sería la Gobernación de la Pampa Central.

     Al sancionarse la ley nacional Nº 1532 del año 1884 se crearon las Gobernaciones de la Pampa Central, de Río Negro, de Neuquén, de Chubut y de Santa Cruz, estableciéndose sus límites, tema que no podía discutirse en esa ley que trataba sobre las normas administrativas que se aplicarían de allí en más para gobernar y gestionar las nuevas jurisdicciones.

     Y no se podía discutir porque la propia Constitución Nacional sancionada en 1853 había establecido dentro de las atribuciones del Congreso de la Nación, la de fijar mediante una ley especial los límites definitivos, no solo de la Nación, sino también de las provincias y por ende de los denominados Territorios Nacionales. O sea que se violó la letra de la Constitución Nacional, para atender el reclamo de las oligarquías de las antiguas provincias.

     Lamentablemente el Estado Nacional utilizó a los Territorios Nacionales como colonias internas para el financiamiento del Tesoro Nacional. Pasaron casi siete décadas hasta que se sancionó la primera ley concediendo la autonomía provincial. Mientras tanto varios fueron los argumentos que se utilizaron para no ceder al movimiento Pro Autonomía que se originó en la Pampa Central a partir del año 1907.

     Entre esos argumentos se pueden citar: 1) población escasa, 2) alto porcentaje de población extranjera, 3) falta de preparación para gobernarse a sí misma, 4) escasez de recursos, 5) probable duplicación de impuestos.

     El primer Territorio Nacional que alcanza la autonomía provincial fue el de la Pampa Central, según lo dispuso la ley nacional Nº 14.037 en la que se incluyó también al Territorio Nacional del Chaco, después de una larga lucha de los dirigentes autonomistas de muchos pueblos de la Pampa, que insumió casi cinco décadas. Los demás Territorios Nacionales adquirirían su autonomía en la década de 1950, durante la segunda presidencia del General Juan Domingo Perón.
2.- Creación de la Región
     
 a) Los primeros antecedentes.
         En la década de 1960, durante la vigencia del gobierno militar, luego del golpe de Estado encabezado por el General Onganía, el CONADE (Consejo Nacional de Desarrollo), creó lo que se conoció con el nombre de Región Comahue.
        Dicha región estuvo conformada por las provincias de Río Negro y Neuquén, los Departamentos ribereños al río Colorado de la provincia de La Pampa, (Puelén, Curacó, Lihué Calel y Caleu Caleu) incluyéndose además el Departamento Patagones de la provincia de Buenos Aires.
     
 b) La reforma de la Constitución Nacional.
         La reposición del funcionamiento del sistema de gobierno constitucional, luego del Golpe de Estado del autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional" que duró desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983, los partidos políticos se ponen de acuerdo y llaman a una Convención Constituyente para reformar la antigua Constitución de 1853 con las reformas de 1860, 1866, 1898 y 1957. La Reforma de la Constitución del año 1949 realizada durante el primer gobierno del General Juan Domingo Perón fue declarada nula por un decreto del gobierno de facto de la dictadura de Aramburu y Rojas.

     En la reforma del año 1994 se introdujo en el artículo 124 este nuevo texto: "Las provincias podrán crear regiones para el desarrollo económico y social y establecer órganos con facultades para el cumplimiento de sus fines y podrán también celebrar convenios internacionales en tanto no sean incompatibles con la política exterior de la Nación y no afecten las facultades delegadas al Gobierno federal o el crédito publico de la Nación; con conocimiento del Congreso Nacional. La ciudad de Buenos Aires tendrá el régimen que se establezca a tal efecto.
     Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio."

     Por su parte el artículo 125 actual, que corresponde al artículo 107 anterior, quedó redactado de la siguiente forma: "Las provincias pueden celebrar tratados parciales para fines de administración de justicia, de intereses económicos y trabajos de utilidad común, con conocimiento del Congreso Federal; y promover su industria, la inmigración, la construcción de ferrocarriles y canales navegables, la colonización de tierras de propiedad provincial, la introducción y establecimiento de nuevas industrias, la importación de capitales extranjeros y la exploración de sus ríos, por leyes protectoras de estos fines, y con sus recursos propios.
      Las provincias y la ciudad de Buenos Aires pueden conservar organismos de seguridad social para los empleados públicos y los profesionales; y promover el progreso económico, el desarrollo humano, la generación de empleo, la educación, la ciencia, el conocimiento y la cultura."

     Fue dentro de este nuevo marco legislativo nacional, que las provincias de la región patagónica se reunieron en Santa Rosa, capital de La Pampa y acordaron firmar el Tratado el 26 de junio del año 1996. En el artículo segundo del mismo se estableció:
"La Región tendrá como objetivo general
   proveer al desarrollo humano y al progreso económico y social,
fortaleciendo las autonomías provinciales en la determinación de las políticas nacionales, en la disponibilidad de sus recursos y el
 acrecentamiento de su potencial productivo, conservando la  existencia de beneficios diferenciales que sostengan el equilibrio regional".

jueves, 26 de octubre de 2017

TELEN, NUEVO ANIVERSARIO DE SU FUNDACIÓN

Esta foto está tomada en las tierras de la Estancia "Santa Camila", donde funcionó la sociedad que integraron Afonso Capdeville y la familia Dewavrin

El 26 de octubre del año 1901 se conmemora un nuevo Aniversario de la fundación del pueblo de Telén, situado a tan sólo nueve kilómetros de Victorica, en el Departamento Loventué, en la provincia de La Pampa, (República Argentina).

El fundador fue el francés don Alfonso Capdeville, quien llegó a la zona como apoderado de "La Ganadera Nacional S.A.", una compañía para la que había trabajado en el Territorio Nacional de la Pampa Central, en la estancia "Epupel" (dos pescuezos), situada al este de General Acha.

El año 1890 hizo su reclamo ante la Municipalidad de Victorica, aduciendo que según la documentación que tenía en su poder, las tierras en la que estaba situada la primera localidad pampeana, era de propiedad privada, más precisamente de su representada.

Cuando la Sociedad Anónima vendió las tierras, llegaron a la zona varios franceses que compraron para instalar sus estancias. Entre ellos estaban los hermanos Lernoud, Mareschal, el irlandés Enrique T. Kenny y el propio Capdeville.

El Ferrocarril del Oeste llegó a la estación por primera vez a fines del año 1908, lo que le dio un gran impulso a la localidad, se valorizaron las tierras y estaba la esperanza que el mismo continuase hacia el oeste en busca de la precordillera, para atravezarla e intentar alcanzar el Océano Pacífico.

Esta imagen muestra una exposición de automóviles que vendía la firma Torres Amat y Cía, quien tenía el surtidor de nafta YPF y un taller de reparaciones
 
Con la fundación de la Colonia Telén, se afincaron muchos comercios, algunos de los cuales se trasladaron desde Victorica. Por otra parte el propio Capdeville y sus socios comerciales pusieron en marcha varias empresas agropecuarias e industriales.

Para impulsar el desarrollo Capdeville y un grupo de inversores de la zona y de otros lugares conformaron una sociedad con el objeto de instalar un Banco de Crédito Rural. Victorica había conseguido ser sede de una sucursal del Banco de la Nación en 1909 y la rivalidad comercial aceleró la apertura de este banco privado.
Pero cuando llegó 1914, año del comienzo de la Primera Guerra Mundial que tenía como teatro a la vieja Europa, varios de los franceses retornaron a su patria, entre ellos algunos de los socios de Capdeville como Dewavrin y el ingeniero agrónomo Sarrade y el ingeniero civil José Joubert.

Por otra parte el propio Alfonso Capdeville ya había dejado Telén y se había instalado en 1911 en El Sosneado, un paraje de la provincia de Mendoza, donde continuó con una explotación agropecuaria y con la puesta en marcha de una minera en sociedad, para la extracción de azufre. Falleció en ese lugar el año 1920, sus restos fueron trasladados posteriormente y descansan en el cementerio de Telén.

Estos tiempos fueron de disminución de la actividad y éxodo de población. No obstante fue la empresa del Ferrocarril del Oeste, propiedad de los ingleses, la que generó una nueva fuente de trabajo, demandando leña de caldén para hacer andar las locomotoras a vapor, dado que el comercio internacional de buques que traían el carbón de Cardiff se había suspendido.

Esto mismo se repitió en la Segunda Guerra Mundial, que comenzó el año 1939 y finalizó en 1945. Pero ahora se agregó además de las hachadas para leña, postes y varillas, la instalación de un Aserradero donde se fabricaban tablas y también pisos de parket. Esta industria dio empleo a muchas personas, de ambos sexos, lo que de alguna manera ayudó a mitigar las dificultades de la pobreza de aquella década fatídica de 1930 de crisis internacional.
Los vascos franceses además de trabajar de sol a sol, también se reunieron y fundaron un club en el que construyeron una cancha de pelota al frontón y una cancha de fútbol. Cuando se construyó la sede social, la misma fue el ámbito propicio para todas las actividades culturales y sociales de la comunidad.
Las familias católicas se unieron para comenzar las actividades evangelizadoras, en la época del cura misionero salesiano de Victorica, el italiano Juan Roggerone.

La construcción del templo se realizó a instancias de Alfonso Capdeville, fundador de la localidad, quien no pertenecía a la grey católica, los planos los confeccionó el Ingeniero José Joubert. Se contó con la colaboración de diversas empresas y particulares que actuaron como benefactores del proyecto. Entre ellos se citan las empresas Agar Cross y Cía., Drysdale y Cía., Errea y Urtazún, Berro y Bujan, Massurels Fils, B. N. R Hanley, y los vecinos Pablo Jalabert, Enrique Kenny, Emilio Lernoud, familia Balech. A ellos se suma el Gobernador del Territorio Nacional de la Pampa Central, don Felipe Centeno junto a su esposa quienes oficiaron como padrinos de las campanas.

La inauguración del templo se realizó en abril de 1911 en medio de una importante celebración donde el RPS Juan Roggerone bendijo las instalaciones cuyos padrinos fueron el señor Emilio Lernoud en representación de José Joubert y la Sra. Rufina Mendoza de Jalabert, esposa del Intendente Municipal.
Las imágenes que se instalaron en su interior fueron donadas por la Sra. Rufina M. de Jalabert, José Joubert, Antonio Garmendia y Ramón Brañas, vecinos Telén. En el día de su inauguración se celebró el primer bautismo en la nueva Capilla.

En marzo del año 1916 llega desde Italia, su país natal el sacerdote José Durando, quien reemplaza a partir de ese momento al RPS Antonio Lúzkar, durante ese primer mes lo acompañará el misionero RPS Ángel Buodo, que volvía de un viaje al oeste profundo. Después de varias décadas de una intensa misión al oeste, y de profunda tarea evangélica en la localidad, al fallecer Durando se le da cristiana sepultura a la entrada del templo


Las autoridades municipales, las Instituciones y los vecinos han levantado en el boulevard, que va desde la Estación del Ferrocarril hasta donde estaba situada la casa del fundador en "El Alto", un monumento en homenaje a la figura del General José Francisco de San Martín, nuestro "Padre de la Patria", y libertador de la América del Sud.
Telén cuenta en la actualidad con una escuela técnica de nivel secundario. El ferrocarril suspendió su servicio en la década de 1990 cuando se produjo la privatización de los mismos. Cuenta además con el servicio de electricidad provisto por la Cooperativa de Servicios Públicos de Victorica.

Está conectada hacia la Capital Santa Rosa por la ruta Nº 10 pavimentada, la que continúa hacia el oeste hasta Santa Isabel.

sábado, 26 de agosto de 2017

SOBRE EL RASTRO DE YANCAMIL II



"El ensañamiento mayor del Cacique fue por considerar a los dos tenientes indígenas traidores a la raza, por eso el teniente Mora recibe 33 lanzazos luego de un bolazo que lo bajó del caballo. Mora es dado por muerto, aunque sobrevive. Yancamil por temor a los refuerzos que pudieran llegar para los soldados, hace abandono del terreno. Por aquella época se dice que Yancamil se escondía por Buta Ranquil, donde había construido un enorme corral de piedras dejando pastar el ganado que tenía en ese valle, mientras su gente se encontraba vigilando en distintas direcciones para no ser sorprendidos por los expedicionarios." (Carlos Correa)
 
Es sabido que los asentamientos de las tribus de pueblos originarios sobre el territorio con sus toldos, se decidía por la existencia en las cercanías, de agua dulce, bosque con abundante leña y buenos sitios con pastos tiernos. Los dos primeros elementos, indispensables para la vida familiar y el último para alimento de la caballada, que era el animal del que dependía la vida de los caciques y lanceros que defendían la mapu y sus parientes.
También sabemos que las rastrilladas, esa red de caminos, huellas y senderos, conectaban con lugares donde existiesen los mismos elementos. Por ellas se transportaba el ganado, fruto de los malones y objeto de comercialización.

El agua podía provenir de ríos, lagunas, lloraderos, vertientes y surgentes o de jahueles construídos al efecto en cercanía de los médanos, que eran un reservorio en la larga travesía. En algunas lagunas existía también la posibilidad de proveerse de sal, un elemento que buscaban los blancos para sus saladeros, pero que también estaba presente en las comidas de los pueblos originarios. Asimismo en las lagunas había fauna autóctona y en sus alrededores nidos con huevos que, estos cazadores recolectores, utilizaban en su dieta alimentaria. Como lo hacían con los frutos del  chañar, el algarrobo y el piquillín, entre muchos otros.
En primer plano la jarilla y en la cima de la loma de Cochicó las señales de los visitantes y autoridades locales. Foto del autor

Leuvucó significa precisamente “agua que corre”. En los alrededores de esa laguna (que ha quedado en su mayor parte dentro del campo de la estancia San Juan propiedad del inglés Juan Alston) se había criado José Gregorio Yancamil. Un descendiente de los antiguos pehuenches, cuya familia -como otras tantas- se integró a los Ranqueles, buscando protección.

También hay que tener en cuenta que el combate entre los lanceros de Yancamil y la patrulla de soldados comandados por Tránsito Mora y Simón Martínez se desarrolla en el valle de Cochicó. El significado de este topónimo, según reconocen la mayoría de los investigadores, es "agua dulce". "Aunque se lo conozca con el nombre de Tránsito, en realidad se llamó Francisco Mora y era nacido y bautizado en Los Ángeles, Chile. Según declaraciones de su hija Amalia, en oportunidad de su casamiento en Victorica, Francisco Mora, falleció en 1885, en el paraje Leuvucó, y cuentan memoriosos pobladores del Oeste, que fue una noche en que regresando a su rancho, borracho lanzó su caballo a la carrera por el monte. Una rama de caldén, dio en su cabeza acabando con su vida". (José C. Depetris) A Simón Martín, (dice Depetris) ·El Cnel. Mansilla lo conoce en tierra adentro en 1870 y al referirse a él, lo llama Lefín..."voló el aguilucho". Acaudillaba por estos tiempos a unos 20 o pocos más indios de lanza y pertenecía este capitanejo a la tribu de Ramón Cabral."

Asimismo en el momento en que es apresado, al Cacique se lo encuentra con su gente en los alrededores de la laguna del Meauco, que tiene una profundidad de tres metros y cuyo  atractivo era la gran cantidad de pejerreyes que la habitaban. Según la toponimia de don Esteban Erize, Meuco significa “agua que remolinea” de meu: remolino y co, agua. “Podrá ser también, entre aguas, de meu: entre y co, aguas”. Y finaliza diciendo este investigador: “En la orilla de esta laguna tomaron prisionero al cacique Yancamil”.

Algo parecido sucede con el Cacique Pincén quien es atrapado en los alrededores de la laguna Malalco un espejo de agua dulce localizado entre Winifreda y Santa Rosa, rodeada de un gran bosque de caldenes con mucha leña y buenos pastos en los campos naturales de la comarca
"¿Qué había en Vuta Lauquen y en Malal cuando llegó Villegas? Lo cuenta el teniente Jorge Rhode con motivo de la expedición llevada a cabo en diciembre:
     -El campamento es un campo con muchos jagüeles, circundado de tapias y cercos de madera hechos por los indios; también se encontraban algunos campos con maíz, etc., corrales y varios aparatos para tejidos" (Juan José Estévez)
Las vertientes de donde mana el agua en Cochicó que genera un pequeño arroyo que inmediatamente se saliniza, supuestamente abrevadero de los indígenas. Foto del autor.

En nuestra primera nota “Sobre el rastro de Yancamil”, hicimos referencia a una divergencia entre las fuentes, relacionado con el lugar en que finalmente se llevó a cabo el último combate, entre la tropa del Regimiento 10 de Caballería, con asiento en el Fortín Victorica y los lanceros que lideraba el Cacique Yancamil.

Una versión, posiblemente la más difundida, da como lugar del combate al paraje Cochicó y otra lo sitúa en el Copel. Se puede leer en la colección “Mapuche” de Erize que ya he citado, que el topónimo Copel significa: “Garganta con agua. De co: agua y pel: garganta, cuello. Este lugar es un estrecho cañadón circundado por barrancas escarpadas y tiene una sola salida donde está la aguada. Es lugar histórico ya que en ese cañadón tuvo lugar la batalla de Los héroeos de Cochicó, entre los indios de Yancamil y la tropa nacional comandada por el Tte. Tránsito Mora y el alférez Simón Martínez”.

Conviene también aclarar que muchos periodistas, investigadores y escritores utilizan para referirse al hecho de armas que estamos abordando dándole el carácter de batalla, utilizando este término como sinónimo de combate. Pero siendo rigurosos con los términos se entiende por batalla -desde el punto de vista militar- al enfrentamiento de dos ejércitos, que tienen como integrantes del batallón por lo menos mil soldados. Y este no es el caso, porque ninguno de los dos bandos formaba mil hombres ni mucho menos y tampoco, por otro lado, los lanceros de Yancamil estaban asimilados a un regimiento militar. Es por eso que es adecuado ser precisos para no incurrir a cristalizar errores como ya ha sucedido en innumerables discursos, escritos y placas.

Por otra parte recurriendo al folleto de la Biblioteca Pampeana titulado Recursos Hídricos Pampeanos obtenemos las siguientes referencias: bajo el título “Manantiales de la meseta basáltica” podemos enterarnos que en la zona a que hacemos referencia tiene estas características: “-área con mayor desarrollo de mantos basálticos; -coladas basálticas de distintas erupciones superpuestas; -existencia de pequeños valles con importantes afloramientos de agua: Buta Ranquil, Los Carrizales, La Copelina…”
Los escritores amigos María Elena Coli y Carlos Correa observando la laguna el Copel dentro de la estancia La Copelina. Foto del autor tomada desde donde se encuentra la zona de las vertientes. Foto del autor.

Seguidamente se da una escueta referencia sobre los suelos y el volumen de agua de que se dispondría para potenciales proyectos de regadío: “en la Copelina con un caudal de 13 lts/seg. pueden regarse 25 has; en Buta Ranquil 63 has. con 35 lts/seg.;”

Digamos que “Buta Ranquil” que está situado mucho más hacia el noroeste de La Copelina, no pudimos llegar el día de nuestra excursión, dado que actualmente son todos campos alambrados y  tranqueras con candado. Pero podemos acotar que allí existe un gran corral de piedra, que según dice el Profesor Raúl Hernández, citando al diario Zona Norte del año 1966, habría sido construido por un francés a fines del siglo XIX con capacidad para 2.000 cabezas.

El Dr. Rodolfo Casamiquela en su "Toponimia Indígena de la provincia de La Pampa" nos dice: “Topónimo: Buba Ranquilcó, variantes: (entre varios) Buta Ranquil. Análisis y significado: Rankül es carrizo y ko aguada. Como en numerosos otros casos, vutá, “grande” no se refiere a la significación sino al paraje, todo con relación a otro del mismo nombre. El todo: “Aguada del (os) carrizo (s), grande”.

Volvamos ahora al rastro de Yancamil, que fue también la obsesión del renegado Tránsito Mora que comandaba el piquete de "indios amigos" militarizado, que lo persiguió por estos lugares a partir de ver una columna de humo en el Copel (actual estancia La Copelina).
 Los dueños del lugar han construido una pared de contención, generando un pequeño dique, que al rebalsar el agua corre hacia el bajo donde está situado el Puesto. Foto del autor.

Hugo Ferrari insertó en el libro ya citado, un párrafo que dice “Félix Asmid Jasín fue nuestro guía. De padre árabe y madre aborigen, nacido y criado en esas latitudes, mostró lo que tantas veces ha mostrado a requerimiento de las visitas: la Laguna de la Viuda a 10 kilómetros del pueblo, las vistas de El Copel y el puesto de la estancia del mismo nombre con sus vertientes naturales. Agua mora o Agua de Mora, paraje cuyo nombre no sabemos si deriva del apellido de aquel teniente aborigen que salvara milagrosamente su vida de la furia de sus hermanos de raza. Más allá las Barrancas de Yancamil y a modo de testigo imperturbable el Cerro Cochicó, dominando el amplio valle.” 

Por su parte Jorge Cuelle escritor pampeano, nos dice al respecto en un comentario a nuestra primera nota en facebook del 20-8-2017: “En lo personal, les digo que hace 40 años aproximadamente, regresaba una noche del campo de Anselmo Pino en la camioneta de don Felix Miranda, y él me dijo: ¿Sabe por qué mi campo se llama el Agua Mora? Cuando le respondí que no, agregó: Porque en el manantial le dio agua por última vez el Alferez Mora y su tropa a la caballada, antes de retroceder hacia Cochi Co. Pero el combate fue en el campo "Las Liebres" que queda cerca de la laguna de la viuda, y no en Cochi Co, como dicen. En esos parajes se encontraron restos de sables y otros artículos que se llevó la Universidad de La Plata cuando vino hace unos años atrás. La familia Miranda todavía conserva el Agua Mora”.

En un libro escrito por el Coronel (RE) Juan Carlos Walther su autor dice: "En esas tareas de exploración, el 20 de agosto de 1882, una patrulla de 26 soldados de la III brigada de la 3a. División al mando del Teniente Tránsito Mora y del Alférez Simón Martínez, que atravesaba las lomadas de Cochicó (a unos 280 Km. al O.S.O. de Santa Rosa -La Pampa-), cayó en una emboscada preparada por 400 indios. Después de una heroica resistencia en desigual lucha, fueron sacrificados todos los integrantes de la patrulla, lo que evidencia la audacia de esos ranqueles en su desesperado afán de infiltrarse en procura de un provechoso malón."

Hago notar que en ningún momento se nombra al Cacique Yancamil, la distancia entre los puntos que menciona está errada. Por otro lado se dice que eran 400 indios, cifra exorbitante para ésa época en que los lanceros eran los que habían sido masacrados primero. Cifra exagerada que fue utilizada una y otra vez por periodistas, investigadores y escritores, tomando como indiscutible el número de Walther, que lo agiganta para que el desastre de la tropa que había salido a perseguirlos, no sea tan indigno. Y finalmente se quiere instalar que los ranqueles querían infiltrarse dentro de la nueva frontera para desatar un "provechoso malón".
De las versiones que provienen de la tradición oral, una dice que la gente de Yancamil roba una caballada en las cercanías de Telén y huyen hacia Puelén. La otra que el Cacique y su gente se acercan al Fortín Victorica para explorar si es posible asentarse en campos de los alrededores para vivir en paz.

En La Copelina funcionó entre los años 1.884 y 1908 una Comisaría y un Juzgado de Paz. La documentación que contiene los registros de aquella época se encuentra en el Juzgado de Paz de Puelén nos dijo el amigo escritor Carlos Correa.
El Concejo Deliberante de esta localidad ha declarado como sitios históricos a Cochicó y La Copelina (El Copel) entre varios otros.
Está situada en la región de la meseta basáltica del sudoeste y sus coordenadas son 37º 16´ 00” y 67º 34´59”, dentro del Departamento Puelén, en la provincia de La Pampa, República Argentina.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA
Correa, Carlos "Una Mirada Ranquel. La Cultura del Olvido (Olvidada). Editorial 7 sellos. Primera edición en Santa Rosa, junio del 2016
Hux, P. Meinrado "Caciques Pampa-Ranqueles" Ediciones El Elefante Blanco, Buenos Aires 1991
Ferrari, Hugo "Yancamil...el último grito ranquelino" Fundación Ferrari. Buenos Aires noviembre año 2.000
Erize, Esteban, "Mapuche" tomo 4. Editorial Yepun. Buenos Aires 1988 
Casamiquela, Rodolfo "Toponimia Indígena de la Provincia de La Pampa" Editado por Ministerio de Cultura y Educación de La Pampa y Cooperativa Popular de Electricidad. Santa Rosa Novbre. 2005
Estévez, Juan José "Pincén Vida y Leyenda", Editorial Biblos, Buenos Aires 2011. 
Depetris, José Carlos -  "Crónicas Ranquelinas Año 1998" "Mora y Martín, indios amigos del último combate" Departamento de Investigaciones Culturales. Subsecretaría de Cultura. Ministerio de Cultura y Educación, Provincia de La Pampa. Santa Rosa agosto de 1998
Roldán, Luis Ernesto "Historias de Vida. De personas, pueblos, instituciones y regiones" Editorial LyM, General Acha, enero 1999.
"Recursos Hídricos Pampeanos". Biblioteca Pampeana. Serie Folletos. Profesores Alvarellos de Lel, E.E y Hernández, R.O.
Pérez, Benicio Delfín "Historia de la vida de la Pampa Central" General Pico (L.P.) Novbre. 1981
Walther, Juan Carlos "La Conquista del Desierto. Lucha de fronteras con el indio." Editorial Eudeba. Buenos Aires agosto 1975


Related Posts with Thumbnails